Contrato de Formación y Aprendizaje


Índice de contenidos

               1. Se derogan los contratos bonificados, a excepción del contrato para la formación y el aprendizaje

               2. Se elimina el complemento salarial para trabajadores con contrato de formación

               3. Desaparece la posibilidad de suscribir contratos para la formación y el aprendizaje con personas entre 25 y 30 años

               4. Sube el Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

               5. Autónomos: sube la base mínima y el tipo de cotización, y se aumenta el importe de la tarifa plana

               6. Obligatoriedad de dar de alta a los becarios en la Seguridad Social

El 2019 ya ha arrancado y con él llegan varias medidas laborales y fiscales que afectarán a los bolsillos de los ciudadanos y de las empresas, tanto de manera positiva como negativa. A continuación, te contamos cuáles son las principales iniciativas adoptadas por el Ejecutivo para este año.


1. Se derogan los contratos bonificados, a excepción del contrato para la formación y el aprendizaje

Con la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y empleo, se eliminan los contratos bonificados, pero se sigue manteniendo el contrato de formación de aprendizaje y todos los incentivos a la contratación que éste conlleva. Así, se eliminan las bonificaciones para las modalidades contractuales detalladas a continuación:

Contrato indefinido de apoyo a emprendedores.

Incentivos a los contratos en prácticas.

Incentivos a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa.

Contratación indefinida de un joven por microempresas y autónomos.

Incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven.

Incentivos al contrato primer empleo joven.

 


2. Se elimina el complemento salarial para trabajadores con contrato de formación

De este modo, desaparece la ayuda económica de 430€ mensuales para jóvenes trabajadores inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil (SNGJ). No obstante, los trabajadores con contrato de formación que ostentaran la condición de beneficiarios o hubieran solicitado dicho complemento salarial (y cumplan con las condiciones para ello) antes del 1 de enero de 2019, tendrán derecho a percibir la citada ayuda económica hasta que finalice el contrato de formación vinculado a su concesión. Asimismo, se suprime la bonificación adicional por conversión a indefinido por la transformación a indefinido de un trabajador beneficiarios de la ayuda económica de 430€.


3. Desaparece la posibilidad de suscribir contratos para la formación y el aprendizaje con personas entre 25 y 30 años

La publicación de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2018, fijó la tasa de desempleo por debajo del 15%, lo que significa que la edad máxima legal para trabajar con un contrato de formación es de 25 años no cumplidos.


4. Sube el Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

Desde el pasado 1 de enero se ha producido una subida del SMI del 22’3%, en comparación con el ejercicio anterior. En concreto, se sitúa en los 900€ mensuales en 14 pagas, una medida que favorecerá a más de 2.500.000 de trabajadores.

Autónomos: sube la base mínima y el tipo de cotización, y se aumenta el importe de la tarifa plana

Desde el pasado martes, la base mínima de los trabajadores por cuenta propia se ha incrementado un 1,25% (5,36€ mensuales), hasta los 944,4€ al mes. En lo referente al tipo de cotización, éste ha experimentado un aumento de 0,2 puntos, pasando del 29,8% al 30%. A pesar de ambos incrementos, los autónomos gozarán de una mayor protección social, dado que tendrán acceso a mayores prestaciones como, por ejemplo, el cobro de la prestación por accidente laboral o enfermedad profesional desde el primer día en que se produzca la baja, entre otras. En cuanto a la tarifa plana para nuevos autónomos, el Gobierno ha encarecido dicha cuota en 10 €, pasando de los 50€ a los 60€ al mes.


5. Obligatoriedad de dar de alta a los becarios en la Seguridad Social

Según recoge la Disposición adicional quinta del RDL 28/2018, las empresas, instituciones o entidades que desarrollen programas de formación deberán incluir a las personas que desarrollan programas de formación, prácticas no laborales en empresas y prácticas académicas externas, en el Sistema de la Seguridad Social, aunque no tengan carácter remunerado.Esta última norma no entrará en vigor hasta el 1 de abril de 2019, ya que el Ejecutivo debe proceder al desarrollo reglamentario de dicha disposición.